Nessun Prodotto

Preparare el horno

La temperatura del horno es la que hay que tener presente cuando preparamos nuestra pizza en casa.

La pizza necesita calor, en un horno de leña con temperaturas que llegan a 450 grados, y en hornos eléctricos que alcanzan hasta 300 grados.

Por lo tanto se aconseja precalentar el horno al máximo y enhornar solo cuando se haya alcanzado la temperatura.

Es preferible el horno estático que el ventilado: esta última modalidad de cocción puede secar excesivamente las pizzas.

Cocer a temperaturas bajas hará que la pizza quede tostada gracias a que se prolongan los tiempos de cocción, o húmeda y demasiado blanda dentro.

finches-naked